domingo, 7 de junio de 2009

“San Pedro, como era calvo...”

Quintana del Marco (León) tiene a su lado una magnífica villa romana, del s.IV, en el pago de los Villares. O al menos, la tenía hasta el siglo pasado. Encontrada casualmente en 1899, algunos mosaicos fueron a los museos de León, Astorga y Madrid, en 1906, otros acabaron como encimera en una cocina local, en la pared del salón o el suelo del establo, los sepulcros hicieron buenos abrevaderos... etc. Lo que sobrevivió, in situ, acabó brutalmente destruido por la maquinaria agrícola de la concentración parcelaria. Y de los varios bustos encontrados, unos se vendieron, en casas de subastas madrileñas, otros “se extraviaron”. Salvo el de un personaje con antepasados hispanos, por parte de padre.
.
Nos referimos, al busto de Marco Aurelio. Acabó empotrado en la espadaña de la iglesia de San Pedro y, para el pueblo llano, ejerce de san Pedro. Fue colocado allí, porque a quienes lo encontraron les recordaba la cara que su patrón tenía en la imagen del templo. Según nos relataron unos ancianos del lugar, el 16 de abril del 2000, la cosa, contada por sus abuelos, fue más o menos así:
Un día, mientras araban, dos labradores se toparon con el mismísimo san Pedro.
-¡Válgame Dios, mire aquí compadre, vea que tío ha sacado el arado!
-¡Oye, mírale la cara, éste es clavadito al santo apóstol de la iglesia nueva!
-¡Toma! Pues será un san Pedro de los antiguos, no cabe duda.
-Entonces, tráete unos cubos de agua para lavarlo y lo llevaremos a la iglesia.
Lo cargan al carro y, sin encomendarse a Dios ni al diablo, meten el busto en el templo, al pie del retablo del patrón y le colocan su ración de velas. Cuando llega el párroco se lo presentan, tan ufanos.
.
-Padre, aquí le hemos traído este san Pedro tan hermoso, para el altar.
-¿Pero qué decís? ¿Cómo voy vais a meter ese busto pagano en la casa de Dios?
-¡Anda, con los remilgos que nos sale! ¿No ve que es clavadito al santo? ¡Con sus barbas, tan seriecito, tan bien plantao! ¡Un san Pedro bien antiguo!
-Pues yo digo que dentro de la iglesia no se queda, por muy antiguo que sea no es cristiano, ya lo estáis llevando para la calle y punto final.
-Bueno, pues si le da reparos, usted le echa el agua bendita, nos lo cristiana, y lo ponemos en la espadaña para que bendiga los campos, que falta les hace.
Después de mucho tira y afloja, el párroco, comprendiendo que la “fe del carbonero” no admite razonamientos, se rindió ante la cabezonería de sus feligreses.
-En fin, haced vuestro gusto y a las campanas con él, si queréis que sea santo lo haremos santo. No se cuando os temo más, si cuando os empeñáis en quemar santos o en crearlos.
Y allí sigue, encaramado en la espadaña, Marco Aurelio Antonino Augusto “el Sabio”, emperador romano del 161 al 180, figura representativa de la filosofía estoica de raíz bética con Séneca y Lucano. Tan estoico, que no ha protestado nunca por haber resultado rebajado, siquiera en efigie, de Emperador romano a simple papa. Porque rebaja es, ser confundido con un papa del que, a pesar de ser santo, se burlan hasta los niños en sus canciones de corro:
.
“San Pedro, como era calvo,
le picaban los mosquitos,
y su padre le decía:
-Ponte el gorro, Periquito...”

.
Salud y fraternidad.

8 comentarios:

Baruk dijo...

.
Que super curioso encontrase ahí colgado un busto romano!
Pobre Marco Aurelio, como se ha de ver! ...emparedado y bombardeado por guano palomar!

Aunque eso sí, al menos parece que tiene buenas vistas, no?

Alkaest dijo...

Buenas vistas si que tiene, justo enfrente, a tiro de piedra, está el Castillo de los Quiñones, s.XV, poderosa familia feudal, uno de cuyos más famosos miembros fue Don Suero de Quiñones, el del fabuloso y quijotesco "Passo Honrosso" en el Puente de Órbigo...

Salud y fraternidad.

Riviere dijo...

Si es calvo:San Pedro,si el lugar antiguo:"de los moros",y ya con estos conocimientos históricos tenemos bastante en España.
La colocación del busto en la espadaña,va acorde con el gusto ibérico por lo surreal.Gracias,España.

Baruk dijo...

Hombre Rivi, tampoco seas así!

Si lo hubieran hecho los ingleses, sería una genialidad! seamos justos, al menos este busto esta a la vista de todos y nadie te impedirá que lo fotografies o que lo puedas disfrutar.

Imaginate a ti mismo espulpiendo algo y saber que dentro de 800 años tu obra estará empotrada en la espadaña de una iglesia y elevada a una dignidad casi celestial. No te mola?

Pues eso.. que viva el gusto ibérico!!! (sobretodo el de bellota)

Alkaest dijo...

Por no ser menos que Salomón -quien, como diría mi abuela: "tenía una caidas que te dejaban con las patas colgando"-, voy a dar la razón a ambos:

Riviere, reconozco que a san Pedro "lo pintan calvo" -como la ocasión-, y Marco Aurelio tiene una preciosa cabellera...

Baruk, estoy contigo en que el "gusto ibérico de bellota" no tiene parangón en el orbe.

Por lo demás, es una bendición que el busto de Marco Aurelio esté a disposición de nuestras cámaras, y nos ponga "a huevo" el hacer crónicas "sociales". Pero también es una pena, que se deba a la superstición, la beatería y la incultura, en que los dirigentes del país han tenido sumergidos a sus súbditos durante siglos.
Ese caldo ponzoñoso, ha empapado los genes del paisanaje, y vaya usted ahora a intentar quitarles la roña...

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

.. ejem... creía que lo de San "Pedro calvo" era un verso apañado, pero me parece que andáis "medio-comofundios", a quién pintan calvo es a Pablo.

San Pedro normalmente lleva ricitos y barba como la de Marco Aurelio.

Salud y románico

Alkaest dijo...

¡Baruk, baruk! No sea picajosa.
¿No ves que: "lo pintan calvo", va entrecomillado para indicar que es "licencia poética" de los versificadores populares?

Pero claro, a ti, como buena polemizadora, no hay quien te calle... Y eso está bien, pero "dentro de un orden".

Solo pretendía hacer un juego de palabras, entre la "ocasión" que pillaron de colocar un san Pedro en la espadaña, y el que la cancioncilla infantil aluda a la presunta alopecia del tozudo hebreo...

Aunque ya que sacas el tema, tengo vistos mas de uno y mas de dos "sanpedros", de diferentes época artísticas representados con su digna calvicie. Si hasta en una ocasión, sugerí que fuera declarado patrón de los calvos, pero no hubo quien cogiese la propuesta por los pelos...

Salud y fraternidad.

Riviere dijo...

Si lo hubiesen hecho los ingleses,sería una cafrada igual,pero no lo sentiría tanto.
Su sitio no está ahí,creo yo,si no en un museo.Va a ser cosa del caldo que cita Alkaest.
Por otro lado,estoy muy de acuerdo con que los productos ibéricos,son una delicia.Aunque a veces,nos venden por "ibéricos" algunos de ellos,que lo son en tanto han sido criados en la península,no por nada más.Yo,sin ir más lejos,soy ibérico,sin haber comido bellota alguna,hasta la fecha.

La espadaña con Marco Aurelio incorporado,ya me disculpareis,pero ni Dalí en sus mejores delirios,pudo siquiera imaginar semejante "cruze".

Saludos.