viernes, 23 de octubre de 2009

Topónimos y gentilicios, bromas de pueblo...

Cuando tantos nombres de lugares, estrambóticos, risibles, y hasta ofensivos, hay por el ancho mundo, es reconfortante encontrarse con uno como éste: “Villafeliz de Babia” (León).
El topónimo es afortunado, doblemente afortunado. Se trata de una villa que sugiere felicidad, optimismo, y al tiempo está en Babia, ese lugar idílico donde los medievales monarcas iban a descansar de las preocupaciones propias del cargo. Estar en Babia, es como estar en un limbo de feliz ignorancia, ajeno a preocupaciones y problemas.
Sin embargo, hay muchos otros lugares a los que parece pusieron su nombre el día de los Santos Inocentes, como una pesada broma, no hay más que consultar el “Nomenclátor de los Pueblos de España”:
Porro (Almería), Sexo (Pontevedra), La Poya (Asturias), Chocha (Lugo), Follada (Cantabria), Matafoyada (Asturias), Las Zorrillas (Málaga), La Ramera (Asturias), La Putols (Murcia), Coitos (A Coruña), Cornudilla (Burgos), El Cabrón (Asturias), Tocina (Sevilla), Timos (Lugo), Zotes (León), El Purgatorio (Murcia), L’Infern (Barcelona), Los Infiernos (Murcia), Meao (Lugo), Vilamea (Orense), Pedo (Lugo), Matajudaica (Girona), Matamorisca (Palencia), Culpa (A Coruña), La Maliciosa (Madrid), y un largo etc... (Los gentilicios jocosos, que de aquí pueden derivarse, mejor ni insinuarlos).
Así pues, por encima de chanzas y chirigotas, vayan nuestros mejores deseos, para los habitantes de estos lugares.
.
Y, a los malpensados, recordarles que lo importante no es el topónimo, ni el gentilicio, de un lugar, sino el buen carácter de sus gentes, su laboriosidad y cordialidad, vivan donde vivan. Por lo cual, merecen todo nuestro respeto y consideración, aunque sus antepasados estuviesen poco inspirados al escoger la denominación del sitio en que habían de habitar sus descendientes.
.
Salud y fraternidad.

6 comentarios:

Riviere dijo...

En Coruña hay un lugar llamado Cariño,lo digo por compensar...Es que el nombre propio,a nadie se le hace extraño,y se generan "gracias" de éste jaez ya con los apellidos,cuando los progenitores no tienen repro aen unir unos "Fuertes" con unos "Barriga"...
De gentilicios ni hablar,en éste caso,ántes respeto,ante la sensible piel del hispano con éstas cosas...

Pero que el nombre de éste lugar,es todo un primor...

Un abrazo

Riviere dijo...

He querido decir:"...los progenitores no tienen reparffflofs en unir..."

juancar347 dijo...

Ilustrativo a más no poder, y curioso, muy curioso. Te ha faltado uno bastante significativo en estos tiempos que corren, y que seguro conoces: camino del monasterio de Piedra, el pueblo de Contamina. Al elegir este topónimo, cualquiera diría que aquellos antepasados eran verdaderamente videntes. Un abrazo

Mar dijo...

Sin ánimo de ofender a nadie, yo me pregunto: ¿en qué estarían pensando los fundadores de esas localidades cuando eligieron el nombre?

Alkaest dijo...

Debemos tener en cuenta, que muchos topónimos "malsonantes" o "groseros", lo son unicamente por su forma aparente, pues no proceden del castellano, sino que son variantes idiomáticas del tronco latino común, y a este idioma deben su significado último.
Así, "Porro" o "Porreros", no es lo que nuestra imaginación cree, sino que procede del latín "porru", es decir "puerro" y alude a la abundancia de ese cultivo en el lugar.
O bien, "Vilameá", no es el chiste que aparenta, pues se trata de una contracción, con desapariciones intervocálicas, del sencillo "Villamediana".
Y el definitivamente jocoso, "La Poya" o "Poyatos", no es más que un derivado del medieval "poyo" = "puig", y este del latín "podium", o sea "lugar alto", de donde "La Poya" = a "La Altura".
Otra cosa es, si por el hecho de que el topónimo de un lugar, sirva de rechifla a los pueblos vecinos eso debería bastar para cambiarlo. Como sucedió con "Escarabajosa", donde los vecinos, hartos de ser nombrados "escarabajos", trocaron el nombre del pueblo por el de "Santa María".

Salud y fraternidad.

quintamarques dijo...

En León tambien estan Moscas de Páramo, Calamocos o Cacabelos