domingo, 1 de noviembre de 2009

Feliz Samhain, feliz Año Nuevo Celta.

En el bronce galo de Colingny, s.I d.C., Samhain es nombrada como Samonios y existe alguna otra variante. Pero, fuese con uno u otro apelativo, esta festividad celebra entre los pueblos celtas el final del verano y el comienzo del invierno. Esta transición estacional, señala el inicio del Año Nuevo. Es un festejo cíclico, propio de una sociedad agrícola y pastoril, que marca el cambio de labores en los cultivos y en la cría del ganado.
Los pastores recogen sus rebaños trayéndolos desde los pastos de verano, celebran mercados ganaderos, sacrifican las reses necesarias y preparan su carne para conservarla como alimento invernal. En Irlanda, se celebra la gran asamblea de los cinco reinos, en Tara, durante el Samhain, con carreras de caballos, ferias con productos de temporada, ritos pastoriles de fertilidad, bailes y hogueras.
.

Pero por encima de todo ello, están los festejos rituales para conmemorar la muerte y renacimiento del año, del ciclo estacional. La noche entre el último día de octubre y el primero de noviembre, al ser la frontera temporal entre las dos estaciones, se sitúa fuera del tiempo, por ello las leyes naturales del mundo quedan en suspenso durante esas horas. La puerta entre el “mundo natural” y el “más allá”, queda abierta, con lo cual los espíritus difuntos pueden pasearse por la tierra de los vivos, y el espíritu de ciertos vivientes –como druidas y druidesas, o bardos- puede desplazarse al otro lado.
.

Por eso, es en esta fecha cuando tienen lugar numerosos hechos sobrenaturales de la religión y los héroes célticos: el dios Dagda se une con la fértil diosa Morrigán, que así comparte con el sus poderes de oráculo; el héroe Cú Chulain, aprovecha para tener encuentros con mágicas damas del Otro Mundo; el dios del amor, Oenghus, captura y se empareja con la dama oca, Caer.
Es una época de gran actividad celeste, llena de espíritus y energía sobrenatural, cuando los mundos de vivos y muertos se mezclan estrechamente. Todos los ritos que en esta noche mágica se celebran, tienden a controlar la actividad de esos espíritus, para que no se desmanden, y a festejar las diversas divinidades para que sean propicias a la humanidad.
.
La nueva religión, con su sentido trágico y triste de la muerte, era incapaz de competir con esta forma alegre y desenfadada de enfrentarse al tránsito materia-espíritu. Por ello, como única manera de aniquilar estas creencias y hacer prevalecer las suyas, convirtió a los dioses, genios y espíritus celtas, en diablos, y a sus adoradores en hechiceros, e hizo creer que los alegres bailes y fuegos de Samhain, eran obscenos aquelarres de brujas.
Por suerte, no todos se dejaron engañar. La tradición continuó, más o menos disfrazada, los fuegos siguieron encendidos; las calabazas talladas, con velas en su interior, se encienden todavía. Y las gentes, aunque ya muchas no sepan el por qué, continúan felicitándose e intercambiando regalos y golosinas.
La nueva religión no triunfó del todo, las alegres hogueras de Samhain han prevalecido sobre las tristes hogueras de la inquisición. La Religión Natural del felíz fuego regenerador, libremente aceptada, todavía triunfa en algunos espíritus sobre la religión impuesta por el fuego del dolor.
.
A nuestros compadres y comadres, del “aquelarre” de la piedra mágica de Barahona, y a todos los “brujos” y “brujas” que durante este año se han sumado al conciliábulo, les deseamos lo mejor. Feliz Samhain, feliz Año Nuevo, que la Triple Diosa Madre os colme de bendiciones.
.
Salud y fraternidad.

9 comentarios:

juancar347 dijo...

En lo que a mi parte corresponde, además de satifecho,como siempre, por tan ilustrativa entrada, os doy las gracias y os mando un fuerte abrazo. ¡Feliz Samhain!

Pilara dijo...

Es bueno que alguien nos recuerde de vez en cuando que no hay frontera separando vida y muerte. Te hace comtemplar la realidad con otros ojos.

Con mis mejores deseos desde este rinconcito del sur, feliz Año Nuevo Celta.

¡Que sea próspero para todos!

Un besico.

Baruk dijo...

Hoy hace un año que no me queda más remedio que creer en el destino.

Porque contra más lo pienso, más me doy cuenta que la única explicación posible es que aquello ya hubiera estado decretado de antemano por algo superior... destino, madre tierra o divina providencia...

Este año no ha podido ser, espero que el próximo no se nos escape y REPITAMOS!!

Feliz aniversario!

***

pallaferro dijo...

Feliz Año Nuevo Celta a todos los brujos y brujas !!!

(¿Porqué me pondré yo también en estos charcos?... :)

Un abrazo,

Alkaest dijo...

Señor Pallaferro, la explicación a su duda existencial es sencilla.
Recuerde cuando de niños, nuestras madres, en los día de lluvia, se apresuraban a ponernos la botas de goma, para que no estropeásemos el calzado con el agua.
Nada más salir a la calle, lo primero que hacíamos era meternos en los charcos más cercanos, y luego marchar todo el camino buscando aquellos más grandes, mas hondos y más turbios, para pisoteralos a placer.
¿Comprende usted, caballerete, por qué se mete ahora "en estos charcos"?
¡Pues lo mismo que de niño, por el placer del peligro! ¡Por el chute de adrenalina!
_______________

Dona Baruk, lo mismo digo, hay que creer en la "causalidad"... o en las meigas.

A ver si los puentes del calendario se alinean, en conjunción con Saturno, junto a la casa de Neptuno, a tres grados de Capricornio, y el próximo Samhain podemos festejarlo en Barahona.

Salud y fraternidad.

Malvís dijo...

Al hilo de tan entrañable y enjundiosa entrada del compradre Alkaest, os relato una costumbre inveterada de Mágina.
El último día de Octubre se efectúa una gran limpieza general de la casa y se tiran viejos muebles. Y llegando la noche, en todas las casas del pueblo se comen "gachas", un guiso de salsa con tortas de harina, a fin de garantizar que no se pasará frío el resto del año en una comarca tan rigurosa, con lo que incoscientemente se está marcando la pervivencia de la celebración pagana de la renovación y del comienzo de un Año Nuevo.

Con el resto de la cena, una vez enfriada, la masa pastosa de las gachas es utilizada por los jóvenes de la casa para, a partir de la media noche, tapar las cerraduras de todas las puertas de los vecinos a modo de sellado de silicona. Se trata de impedir el tránsito de los espíritus que en esa noche transitan el mundo de los vivos.

Al siguiente día, el mundo animal y vegetal, el de la fiesta céltica del ganado y la agricultura, tienen representación en la mesa. Se sacrifican chotillos y se hornean pimientos y tomates.

Quizá por eso, porque el destino existe, al despuntar la mañana, no pude reprimir un mensaje que envié a ciertas almas gemelas con el siguiente texto: " Feliz Año Nuevo. Feliz Aniversario porque hoy hace un año justo que nos conocimos. ¡ Viva Barahona¡.

juancar347 dijo...

Caramba, ¿os conocísteis en el pueblo de las brujas?. Menos mal que no fue en Trasmoz, si no, os despeñan...

Alkaest dijo...

Conocernos, lo que se dice conocernos (en sentido NO bíblico), fue en Gormaz, en las puertas de su ermita a los pies del castillo. Y en Barahona, despedimos el reencuentro...

Por Trasmoz pasamos hace años, también por Cernégula, y por Zugarramurdi. Buenos puntos de reunión para aquelarres y conventículos secretos.

La de buenos ratos que habremos pasado allí, en tantas y tantas vidas anteriores...

Salud y fraternidad.

Polvorilla dijo...

También yo me sumo a las casualidades y a la felicitación para todos, pero no deja de sorprenderme como pudo pasar aquel encuentro al que me dirigía "mosquea" por aquello del internet y los desconocidos, encontrándome después que de desconocidos nada, que eran de toda la vida y además de fiar. Que me encontraba con ellos en casa, faltándome sólo las zapatillas y que, cada vez que los encuentro, vuelvo a sorprenderme con todos y sigo diciéndome ¡es extraño!Y me vuelvo a juntar y a sentir feliz una y otra vez. Tal vez sea aquello que decía R.Bach: "El vínculo que une a tu auténtica familia no es de sangre, sino de respeto y de goce mutuo" ¡Feliz Samhain y prósperos encuentros!