sábado, 21 de noviembre de 2009

Gatuperios... ¿Apagón analógico, o “negocio antológico”?

Como decía don Hilarión, en la inefable zarzuela La Verbena de La Paloma: “Hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad... ¡Es una brutalidad! ¡Es una bestialidad!”.
Adelantan tanto, que nos van dejando atrás. Menos mal que, la Madre Naturaleza, nos ha dotado de mecanismos de adaptación, porque si no íbamos apañaos... Pero, así y todo, es un duro trago.
.
Esto viene a cuento del “apagón analógico”, es decir, el “negocio analógico” para vender televisores de nueva generación, a quién pueda pagarlos, y convertidores de señal al que no pueda. ¿Y a mí qué me importan, el negocio ni la tecnología? ¡Pues me importan, que carayu!
Tenía yo un magnífico televisor, es verdad que algo cascado por los años, pero todavía en funcionamiento, aunque lo que más me gustaba de él era esa superficie lisa, calentita y susurrante de la parte superior.
.Allí me colocaba yo, bien para otear el horizonte y controlar a mis mascotas humanas desde tan práctica atalaya, bien para descabezar una siesta acunado por el rumor de la programación y entibiado por el calorcillo del mecanismo interno. Cuantas tardes, con la cabeza recostada en el estante de los clásicos, ¡ah, mis amados clásicos, he soñado que era un rugiente león de la sabana, o un sigiloso tigre de la selva, como esos que amaban y cazaban en los documentales que se desgranaban por la vieja pantalla..Hasta que un día infausto, sonó el alegre din-don del timbre musical, abrieron la puerta y entró un humano desconocido, con una caja enorme. Durante un rato, estuvo trajinando con el extraño objeto que sacó de ella, mientras hablaba con la mascota humana que vive en mi casa. Yo, prudente según mi raza, me guarecí como pude bajo el abrigo, al acecho por lo que pudiera pasar, y bastante mosqueado porque aquel humano había quitado mi televisor de su lugar para arrinconarlo en el suelo del salón..Cuando, al cabo de un rato que se me hizo eterno, el humano desapareció como había venido, me atreví a salir de mi escondite y... ¡horror, mi televisor ya no estaba, sólo quedaba un rastro de su olor! ¡¿Qué es esto, qué ha pasado, nos han robado?! Maullé a mi mascota, entre irritado y desesperado. Él, con voz culpable, me explicó entonces lo del “apagón analógico”, que había tenido que reciclar el viejo televisor y que ya no los fabrican como aquel. ¿Reciclado mi televisor? ¡Tirado a la basura! ¿Y qué era aquel objeto, maloliente, puesto en su lugar?.
¡Un nuevo televisor, de pantalla plana, TDT, antirreflectante, estéreo, y bla, bla, bla...! Recitaba mi mascota, cual papagayo, intentando convencerme de las ganancias del cambio. Pero sus ganancias, para mí, son pérdidas. Aquel televisor, si es que puede llamarse así, carece de superficie superior, es decir, carece de anchura para que yo pueda acostarme a placer, allí no hay espacio para hacer siestas. ¡Me han desahuciado, arrojado lejos de mis clásicos!.
¡Cómo odio a este objeto, para mí, inútil! ¡Y dicen mis mascotas humanas, que es un adelanto de la ciencia! Y un cuerno, lo que es... es un trasto feo, plano, extra-plano y extra-puñetero. Claro, que la culpa no es toda de mis mascotas, es de la ciencia esa que invocan, y de los mercaderes que buscan inventos, sin parar, para que los humanos compren ídem. ¡Cómo odio este cacharro, si supiese hacerlo le escupiría!.
He perdido mi mejor reposadero, ahora, ya solo me quedan mi casita de espuma, mi cojín-cama, mi sillón de ordenador, mi silla de comedor, y mi sofá... En el me enrosqué, a rumiar mi mala suerte tecnológica, mientras mi mascota humana, con aire divertido, se entretenía en recitarme un ripioso “poema”, alusivo a esta tragedia, por ver si me consolaba, pero yo estoy inconsolable.
.
Volviose Alkaest trovero,
y por el estro acuciado,
tomó la lira y trovó
lo que al felino ha pasado.

.
No es torpe, no, su invención,
en el clavo ha dado, cierto,
que la “tele” de Crispín,
desapareció este invierno.

.
-“¡Ay, aquel tibio aparatejo
que adormecía mis siestas,
aquel que fue mi cobijo!”
-El buen gato se lamenta-.

.
-“¿A do marchó, desechado,
por el progreso maligno,
que dejóme descamado?”
-Lamentase, el buen minino-.

.
De reojo mira el plano,
estrafalario, sustituto,
ensoñando el bien perdido
que por ancho jergón tuvo.

.
¿Dónde ahora dormirá,
estirado a su capricho,
dónde se retrepará,
que esté igual de calentito?

.
Enrocado en un sillón,
de reojo mira al “bicho”,
-“¡Que malos dengues te fundan!”
-Maldice por lo bajito-.

.
-“¡Así pierdas la color,
el contraste y el sonido.
Y que tus cables los roan
ratones, para hacer nido¡”

.
Enfurruñado y mohino,
se ha dormido en su rincón,
el gato Crispín, soñando,
soñando, con su gran televisor...

.
[Moraleja: La técnica y el progreso, siempre hacen la puñeta...].
.
Marramamiauuu. Salud y fraternidad.

8 comentarios:

Malvís dijo...

La ingenua mascota humana
-mezcla de escritor y articulista-
estaba con el analógico plasma,
cual niña de comunión con vestido de batista,
perplejo con su tele plana.

Comentó Sir Crispín:"Por Atenea,
tan bueno es, en verdad,
que incluso puede causarle disnea
¿ tendrá por casualidad
algo que yo no vea?.

Y díjole el plama astuto:
" Voy a darte un consejo
para que disipes tu susto,
pues no admira la ciencia
sino que me usa como espejo,
pues estos plumíferos flacuchos
que dicen escribir como locos,
ni son letrados ni duchos,
que plasmas hay muchos
y escritores muy pocos,
pues se precisan años de paciencia
de método y sacrificio,
tambien talento y experiencia,
mientras que utilizarme como espejo
solo demuestra la vivencia
de que la técnica lo pilló viejo

Alkaest dijo...

¡Di que sí, Malvís! Tú, dale alas al Crispín y verás como "vuela".
Este es capaz de cambiarme por una mascota "biónica"...

Además, quienes andan por el mundo "estoqueando" los móviles con un "lápiz", mejor no tiren piedras al de su vecino.

Que la técnica, todas las técnicas, siempre nos pillan viejos, a todos, no solo a los plumíferos escritorzuelos...

Firmado "el Alkaest", mascota humana de Sir Crispín de Cheshire.

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Muy bueno. Estaís hechos unos poetas... y Crispín, todo un "muso" de inspiración.


Abrazines poeticos

**

Syr dijo...

Baruk, como diría Polvorilla : " Hay que joerse que la riquesa de nuestra lengua, pues una sóla vocal basta para que hayas convertío a Crispín de "miso" en "muso".

Salud y románico

juancar347 dijo...

Crispín del televisor yo era,
y cuál rey, me tumbaba en su cabecera;
pero, ¡ay de mí! ¡qué anacronismo!
por mis bigotes...¡me desplazó el analogismo!.
Sensacional entrada. Lobsang Rampa no hubiera hecho hablar mejor a su gato. Paciencia, Crispín y un abrazo al Maese Alkaest y la Señá Polvorilla.

KALMA dijo...

Hola Alkaest: Recuerdo hace unos años, los primeros ordenadores con ratón ¡Casi lo tengo que domesticar! Sin embargo, todo aquel que no conoce semejante artilugio (niños) cuando se sientan con él ¡Es una prolongación de su mano, automática! Yo, que soy gata coqueta, a falta de reposadero, bueno es espejo, jjjj. Un relato muy ameno y un gato ¡Precioso! Saludos.

Alkaest dijo...

¿Una gata coqueta, dices? Rrrrrr, rrrrr, me tiemblan los felinos bigotes...

Bueno, coqueterías aparte, gracias por el comentario, al menos tú no me has torturado con "poemas" burlescos sobre mi desgracia televisiva, al contrario de otros que se blasonan de "amigos"...
¿Para que necesito yo enemigos, con amigos de esa ralea?

Mmiiaaauuuu, marramamiauu.

Pilara dijo...

Compadre Crispín, los "aparatejos" electrónicos tienen su vida calculada, una lavadora... 5 años, un frigo...10 años, un televisor...4 años ...(ésto es un poner)y cuando se les acaban sus días por más que guarden las apariencias, dejan de realizar sus funciones "vitales" ...por más que nos empeñemos en apretar el "on".
Nuestra tele sufrió hace poco un "ictus" y después de distorsionar algo la imagen pareció que se quería recuperar. Eso nos llenó de gozo más que nada por la incomodidad del peregrinaje valorando, sopesando y eligiendo nuevo aparato. Pero la alegría duró poco y a los dos días un humillo ascendente y el inconfundible olor a cable chamuscado hizo que tuviésemos que salir a toda prisa...primero a desconectar al "fallecido" de la red de "alimentación" evitando así el temido incendio y luego,como la naturaleza humana es algo ingrata... a buscar sustituto, porque ya se sabe que a rey muerto...
La tecnología ha avanzado, la nueva adquisición tiene más resolución,ahorro de energía, dolby sorround, TDT, USB y un laaargo etc.de monerías que ignoro para lo que sirven...y ni que decir tiene que su diseño es... plano. Con lo cual además del estropicio doméstico que ha provocado el imprevisto desembolso se me ha generado un gravísimo problema... A ver qué hago yo ahora con el pañito de ganchillo de la abuela, eh!! ...Ese que tenía debajo de la morenaza con traje de faralaes y castañuelas en pose flamenca que lucía en todo su esplendor encaramada al antiguo televisor... y con el mihura que la acompañaba desafiante...???
Pues ya lo ve usted ahí los tengo de rincón en rincón sin llegar a encontar su hueco...

Tanta modernidad lo acaba poniendo todo manga por hombro. Por lo menos a usted le ha servido como fuente de inspiración y a puesto a trovar a su mascota humana...que no crea que es poco!!!

Un fuerte abrazo.