domingo, 30 de mayo de 2010

Peregrinos del verso, en Compostela...

[Diapositiva,19 septiembre 1971, Año Santo Compostelano].
.
También la piedra, si hay estrellas, vuela.
Sobre la noche biselada y fría
creced, mellizos lirios de osadía;
creced, pujad, torres de Compostela.
Campo de estrellas vuestra frente anhela,
silenciosas maestras de porfía.
En mi pecho -ay, amor- mi fantasía
torres más altas labra. El alma vela.
Y ella -tú-, aquí,
conmigo, aunque no alcanzas
con tus dedos mis torres de esperanzas
como yo estas piedras con los míos,
contempla entre mis torres las estrellas,
no éstas de otoño, bórralas; aquellas
de nuestro agosto ardiendo en sueños fríos.
[Gerardo Diego, Ante las torres de Compostela].
.
[Diapositiva, 20 septiembre 1971, Año Santo Compostelano].
.
¡Oh, Quintana de Muertos! ¡Oh Palacio
de Gelmírez! ¡Oh, piedra suntuaria,
lujosa piedra, piedra igual y varia,
matizada de gris hasta el topacio!
¡Oh, gárgola mingente en el espacio,
con la ruda impudicia milenaria!
¡Oh, musgo! ¡Oh, jaramago! ¡Oh, parietaria
-hiedra en la hiedra-, bajo el sol reacio!
¡Oh, Pórtico divino de la Gloria!
¡Oh, peregrinaciones! ¡Oh, estela
de labras y dolores! ¡Oh, memoria
del Apóstol San Iago!... ¡Oh, centinela
de la fe yerta y olvidada de la historia!
¡Oh, saudades! ¡Oh, muerte! ¡Oh, Compostela!
[Manuel Machado, Phoenix].
.
Salud y fraternidad.

2 comentarios:

Pilar Moreno Wallace dijo...

Es un placer volver a leer estos versos y tener delante las torres de la Catedral.
Saludos.

sirena dijo...

preciosos versos, sobre todo leidos junto con los lugares en los que se inspiraron, Saludos de Sirena