miércoles, 4 de agosto de 2010

¿El Ebro nace en Reinosa, provincia de Santander...?

¡Ay, el Ebro, río mítico y espejo de nuestra candidez! Río ignoto de nuestra infancia, cuando todos los escolares debíamos declamar, a coro y sin desafinar, aquella cantinela monótona, destinada a grabar en nuestras vírgenes mentes, con letras de fuego, la geográfica "verdad" patria, oficial, incontestable y eterna:
"¡El Ebro nace en Reinosa, provincia de Santander... etc, etc, y etc.!"
Todavía recordamos a nuestro condiscípulo Alarcón, "el Mudito", así apodado porque a veces, cuando el maestro le preguntaba la lección, se quedaba mudo, no porque no la supiera, sino porque no le daba la real gana contestar. Cada vez que nos hacían canturrear lo del río patrio, "el Mudito", que tenía una sutil y rebelde vena humorística, se arrancaba "sotto voce" entre el coro infantil, con "versiones" personales de este cariz: "El Ebro es una cosa que nace por Santander", o bien "El cerdo engorda en Reinosa y yo me lo comeré", con reprimido regocijo de sus más cercanos compañeros de pupitre.
Hasta que Gonzalito González, alias "el Chiva" por ser el chivato oficial, dio el cante al maestro, y la siguiente vez que "el Mudito" soltó un: "El Ebro nació en su casa el día de antesdeayer..." El cerrado puño, del advertido docente, cayó implacable sobre el cráneo del herético, cuyo hueso resonó como si hubiese sido desnucado. De resultas, le brotó un hermoso chichón occipital, justo castigo, a más de lo cual se le adjudicó una semana de rodillas y sin recreo. Así aprendimos, en cabeza ajena, que con la sagrada geografía patria no se juega...
.
Pasaron los años, pasaron los maestros, pasaron los gobiernos, en definitiva, pasó la vida. Y los niños que ya no éramos, descubrimos que, aquella "verdad inmutable", no era más que otra de las muchas mentiras y falacias con que los gobernantes de todos los tiempos insultan nuestra inteligencia, siempre que se lo consentimos. Otro espejismo, otro mundo al revés. Entonces comprendimos cuanta razón tenía "el Mudito", aquel espíritu libre, al burlarse siempre del Ebro aún a costa de sus costillas, o para ser más exacto a costa de su caja craneal. Cuando, ya en la madurez, tuvimos ocasión de visitar el "presunto" nacimiento del Ebro, nuestro emocionado recuerdo voló hasta aquel aula infantil y el guasón condiscípulo que alegraba, con su rebelde humor, aquellos años grises cargados de mentiras.
.
Porque el Ebro, no nace en Reinosa, provincia de Santander. Ese Ebro que, se supone, dio a la península el nombre ancestral de "Iberia" -Ibero = Ebro-, nace en Cantabria, en una fuente de los Picos de Europa, concretamente el Pico Tres Mares. Pero nace con nombre supuesto, bajo el seudónimo de "Híjar", y tan solo se revela como Ebro, e inicia su curso, a 1980 metros de altitud, en Peña Labra, 27 kms antes de llegar a Reinosa.
No obstante, todo lo anterior debe entenderse "con valor de simple presunción", pues ni geólogos, ni hidrólogos, ni geógrafos, ni el sursum corda, se ponen de acuerdo sobre el verdadero punto en que nace el Padre Ebro. ¡Tenga usted 928 kilómetros de largo, para esto!
.
Sin embargo, hoy día, el nacimiento "oficial", para más fácil acceso y cómoda visita, se ha rebajado hasta los 880 metros de altitud de "la Fuentona", en Fontibre, municipio de la Hermandad de Campoo de Suso, en Cantabria.
Bajo la conocida peña de La Torre, así llamada por haberse elevado en ella la medieval Torre Fuerte de los Mantilla, se despliega el bosquecillo de el Escajal. En lo que antaño era el bosque primigenio, está enclavada la Fuentona, rodeada de chopos, fresnos, hayas, olmos, espinos, mostazos, acebos, endrinos, y demás especias autóctonas. En sus lindes, se asienta el templo de San Félix y el viejo caserío.
.
Este mágico lugar, donde todavía habitan hadas y gnomos, tiene su propia geografía interna: La Fuentona, es la surgencia donde brotan las aguas entre peñascos. Su contorno, se conoce como la Fontanuca. El Pozo Azul, así nombrado por la tonalidad verdiazulada del agua, se encuentra unos metros más adelante. Y por último, en el primer recodo del renacido río, se halla el Pozo de los Muertos. Cada lugar, tiene sus leyendas, sus tradiciones y espíritus guardianes: la Dama del Agua, el Cuélebre, los trasgos o trastolines...
.
El viejo Padre Ebro fue utilizado como propaganda, religiosa y política, no solo en la escuela. Junto a la surgencia del río se erigió, en 1889, una columna con la Virgen del Pilar, quizá para "santificar" al genio "pagano" del río Íbero. Pasado el Pozo Azul, se colocó en 1950 un relieve mural de artístico estilo totalitario, obra de Jesús Otero, donde una grandilocuente cita de Menéndez Pelayo -don Marcelino-, pretende instruirnos sobre el significado del Ebro para España, con expresiones como "unidad suprema" y "diversidad fecunda". Una España, que el imperialismo romano bautizó como Hispania, para borrar que originalmente fue la celtibérica Iberia. Y que luego, otros, rebautizaron de muchas falaces maneras...
.
Sin embargo, la memoria ancestral todavía hace que las buenas gentes, siquiera de manera inconsciente, continuen perpetuando allí los ritos de la Antigua Religión, so capa del barniz devoto de las nuevas creencias mitológicas judeo-cristianas. En una hornacina, excavada en la roca de la que brota el agua, como si de un templo se tratase, los "fluviales peregrinos" dejan cintas de colores, velas, pañuelos, flores, como ofrendas al espíritu de las aguas, al genio que habita el río, se llame como se llame esta divinidad y la administre quien la administre...
.
El poeta Gerardo Diego, dedicó al río de su infancia estos sentidos y apasionados versos, titulados "Pico Tres Mares", donde la montaña aparece como "Madre de Iberia":
.
Ni una gasa de niebla, ni una lluvia
o cellisca, ni una dádiva de nieve,
ni un borbollar de fuente candorosa
dejo perderse. Madre soy de Iberia,
que incesante en mi seno, nace y dura.
A los tres mares que la ciñen, corren
-distintas y purísimas- mis aguas.
Al Ebro el Híjar, el Pisuerga al Duero,
y el Nansa se despeña. Tres destinos:
Mediterráneo, Atlántico, Cantábrico.
Y mi cúspide eterna, bendiciendo
-vientos de Dios- España, toda en torno.
Postérnate en mi altar si eres hispano.
Si de otras tierras, mira, admira y calla.
.
[Gerardo Diego, Mi Santander, mi cuna, mi palabra, 1961].
.
Salud y fraternidad.

6 comentarios:

Malvís dijo...

Pues en ello estamos, Maestro.

¿ Sabes que se ha fundado una "corriente" ciudadana en el pueblo almeriense de Vélez Blanco que reclama el nacimiento del Guadalquivir- el Bestis de la Bética- en la provincia de Almería?.

Y yo, natural de Jaén, pero residente en Almería ¡¡¡.

Alkaest dijo...

La "costumbre", muy humana costumbre, de apropiarse hitos destacados, para engrandecer las raíces y la personalidad tribal, no es nueva, ni exclusiva de un solo pueblo.
Encuentro que es ilusión vana, de gentes bienintencionadas, cierto, pero que deberían encauzar esas energías hacia algo más positivo. Pues, la Madre Tierra, pone a todos en su sitio, antes o después, y entonces de nada vale que el Ibero o el Betis, nazcan acá o acullá.
Es idéntica actitud pueril, a la de quienes se enardecen y exaltan por el triunfo de su equipo de futbol local, o porque al cantante nacido en su villa le han dado un premio internacional...
Dicho sea con todos mis respetos, para quienes así piensan y disfrutan con la gloria ajena.

Un verano, años ha, ascendí hasta el nacimiento "oficial" del Betis-Guadalquivir, en la Sierra de Cazorla, un humilde manantial, entonces completamente seco, que cuando podía daba a luz al magnífico río de al-Andalus.
Bonita metáfora, del bíblico "Vanidad de vanidades, todo es vanidad".

Salud y fraternidad.

Pilar Moreno Wallace dijo...

He "visto" un paisaje que apenas conozco y que se me representa precioso; además el texto es muy interesante.
Saludos.

Pilara dijo...

Una entrada preciosa.

Ahora , compadre Alkaest, la información la obtienen los niños, normalmente, del Google y lo de ahí "va a misa", que se decía antes. Es que las cosas avanzan que es una barbaridad y el pueblo "bebe" de otras fuentes. Claro que con lo del cambio climático y la contaminación...¿A saber cómo bajan?
De todas formas lo que está ya de sobra comprobado es que el hombre está hecho para vivir, yo diría sobrevivir, incluso en condiciones extremas y de traviesos infantes emergen hombres de provecho algunas veces a pesar de los métodos educativos...¡Angelicos!


Un fuerte abrazo.

Alkaest dijo...

Comadre Pilara, le digo como en la zarzuela: "Tiene razón, don Sebastián, tiene muchísima razón".
Ahora, eso de los "hombres de provecho", es relativamente cierto, pues por cada "hombre de provecho" que nos toca, suelen tocarnos también "tres hombres aprovechaos", así son las estadísticas de la realidad vital.
De todas formas, gracias por insinuar que pertenezco, como superviviente, a la parte minoritaria de dicha estadística...

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

He soñado que desde lo alto visitaba un amplio y despejado valle. De altas montañas y surcos de roca, repleto de árboles sobre los que las aguilas dibujanban circulos en el aire, un valle de infinito horizonte que se perdia en un tiempo ancestral.

Admiré impresionada la majestuosidad del alfarero que lo moldeo. Y entonces alguien me susurró al oído: Todo esto lo ha hecho el Ebro




Salud y románico