jueves, 29 de enero de 2009

“Las gatas no ponen huevos de oca...” (Refrán alemán).

“Los amantes fervorosos y los sabios austeros
gustan por igual, en su madurez,
de los gatos fuertes y dulces, orgullo de la casa,
que como ellos son frioleros y como ellos sedentarios.
Amigos de la ciencia y de la voluptuosidad,
buscan el silencio y el pavor de las tinieblas;
el Erebo se hubiera apoderado de ellos para sus correrías fúnebres,
si hubieran podido ante la esclavitud inclinar su arrogancia.
Adoptan al soñar las nobles actitudes
de las grandes esfinges tendidas en el fondo de las soledades,
que parecen dormirse en un sueño sin fin;
sus grupas fecundas están llenas de chispas mágicas,
y fragmentos de oro, cual arenas finas,
chispean vagamente en sus místicas pupilas”.
(Charles Beaudelaire, El gato).
.
Mientras medito, ante los clásicos, se me ocurre una reflexión. Aunque nunca he sido amigo de tronos ni monarcas, me causa cierta simpatía el emperador de los dos números, Carlos I de España y V de Alemania, por la fina psicología que demostró poseer sobre lo divino, lo humano, y lo felino, cuando pronunció esta frase:
Hablo en castellano a Dios, en francés a los hombres, en italiano a las mujeres... y en latín a mi gato”.
A buen entendedor...
.
Salud y fraternidad.

9 comentarios:

Fendetestas dijo...

En mi casa la que manda es mi gata, de vez en cuando se acurruca, me ronronea, tiene frío, siempre está medio helada. Quiere que la cuiden mucho, que la acaricien y estén todo el día dándole coba. A veces yo no tengo ganas y me dice: ¿Esas tenemos? .. ¡A fregar los platos!.. yo sólo puedo decir ... miao, que si no luego no hay pescao.
Un saludo.

Pilara dijo...

Estimados amigos, Sir Crispín no duerme...¡¡Reflexiona!!
Medita serenamente, sin perder su elegante porte, sobre temas de trascendencia . Con todo su donaire queda transpuesto y hasta este profundo trance de reflexión existencial lo afronta sin perder su felina compostura.
Genio y figura...
¡Los hay con clase!

Salud y fraternidad.

Malvís dijo...

O sea, que siguiendo la maliciosa ambigüedad de mi alter ego, Fendetestas, podríamos llegar a describirla talmente así:
"Es el más romántico de los animales. Su alianza con el hombre está hecha tan sólo para poder ensoñar comodidad, libre de los absorventes cuidados de ganar la vida y/o defenderla. Si coge algún "ratón" es porque le distrae la peripecia de la caza, pero si está sumida en sus fantasías, los deja pasar de lado sin molestarse en entreabrir los párpados.
No admite dueños, sino anfitriones, y por eso no sirve, sino que se deja servir.
Tan segura está de sus propias perfecciones, de la belleza de su piel, de la elegancia de todas sus actitudes, que entiende pagar la máxima merced con su presencia"

¿ Porque nos estamos refiriendo a ella, verdad?.

Alkaest dijo...

Pues yo no se a qué os referís vosotros, que la malicia os rebosa y habláis con lengua viperina. Porque yo me refería al "Gato", felino y masculino, Sir Crispín de Cheshire. La única gata que he nombrado, es la del refrán que abre esta entrada...
Las interpretaciones tendenciosas van a cuenta vuestra. Y no hablaré más del tema, si no es en presencia de mis abogados.

Salud y fraternidad.

syr dijo...

Pues a la gata han de referirse esos presuntos delincuentes.

Seguramente es que el subsconciente los habrá traicionado al pensar que es el único animal por partida doble, pues no sólo es gata, sino que, además, araña.

Tenemos el pleito perdido, compadre.

Salud y románico.

Pilara dijo...

Deseo que en mi casa haya una mujer razonable, un gato deslizándose entre los libros,
y amigos en todas las épocas, sin los cuales no puedo vivir.

G. Apollinaire (1880-1918)

Y... no estoy mirando a nadie...


El refrán me ha dejado cavilando y la enseñanza no acabo de sacarla. Se refiere a que las ocas son doblemente funcionales, avisando de los extraños a la vez que ponen nutritivos huevos o es del estilo del nuestro : "No se le pueden pedir peras al olmo"...

El alemán no es mi fuerte y, si te digo la verdad me suena a chino: "El gato ha recibido una orden, y se la ha trasmitido a su rabo"...lo ves!?... puro chino!!


Salud y fraternidad.

Alkaest dijo...

Amigo Syr. Tienes una lengua muy aguda, tanto que algún día vas a cortarte los labios mientras hablas.
No obstante, reconozco lo ingenioso de tu juego de palabras. Aunque te advierto, que "no debes buscarle los cinco pies a la gata, porque tiene cuatro patas".
Y con las arañas... bueno, con esas mejor será que no te "enredes".
Respecto a los pleitos, ya sabes la maldición gitana: "Pleitos tengas, manque los ganes..."
_____________

Amiga Pilara. Según mis cortas, y celtibéricas, luces, el refrán sobre "gatas y ocas" apunta por donde indicas: "No hay que pedir a nadie, lo que no está en su naturaleza".
El refrán del gato y su rabo, me sugiere una crítica sobre la pereza: El minino, en vez de cumplir lo que se le pide, delega la acción en otro subordinado, en este caso su rabo. Ello debe hacer alusión, a las veces que un gato está indeciso entre hacer algo y no hacerlo, lo cual expresa con su peculiar "lenguaje gestual", moviendo el rabo de diversas maneras y a distinta velocidad.

Salud y fraternidad, para "gatos" y "gatas".

Malvís dijo...

A mí me ocurre igual que a Pilara, pues deseo un gato razonable y a una mujer deslizádose entre los libros.

Algunos hombres se parecen a los mininos, pues también delegan su acción en ese subordinado.

La diferencia está en que mover el rabo para ellos es estar contentos y para un gato es estar nervioso.

Pilara dijo...

No me extraña que el minimo se ponga inquieto pues: "Cuando se le empina el rabo al gato, no tiene nada en el plato"... Y con las cosas de comer no se juega!!!

Además a estas alturas del año, con la alteración hormonal,
están al borde de un ataque de
nervios...

Salud y fraternidad.