lunes, 3 de noviembre de 2008

Célticos y sagrados 31 de octubre y 1 de noviembre

Samhain es la última y más importante fiesta del calendario celta, el 31 de octubre acaba el año viejo y el 1 de noviembre comienza el año nuevo. Con ella da comienzo el invierno y en esta noche mágica, se abren por un instante las puertas del más allá y los espíritus de los difuntos regresan a vagar por la tierra, visitando a sus parientes y amigos. Pero como pueden ser algo fastidiosos, pues a veces gastan bromas pesadas o producen pesadillas, las gentes decoran las casas de forma extravagante, se disfrazan y danzan alocadamente, para confundir a los espíritus, que, despistados, se vuelven a su mundo antes de amanecer.
Es epoca de hacerse regalos, con frutos propios de la estación o dulces elaborados con ellos. También es costumbre poner una vela, por cada antepasado difunto que halla en la familia, así éstos, al saberse recordados, no molestarán a sus parientes. Las calabazas, utilizadas como farolillos tras ser talladas con formas fantasmales, son tanto para espantar a los espíritus traviesos, cuanto un símbolo de la energía, de la Madre Naturaleza, que ahora se concentra en el seno de la tierra para hacer brotar los frutos de la siguiente estación.
.
Yo también he puesto la típica calabaza de Samhain, a la puerta de mi casa, las tradiciones son las tradiciones, además así contento a mis célticos y felinos antepasados, todos ellos "Europeos comunes" .
.
Os diré un secretillo, para el año próximo: si a media noche, dáis un beso a la calabaza y pedís un deseo desinteresado, es posible que la Madre Tierra os lo conceda. ¡Féliz año nuevo celta!
.
Salud y fraternidad.

2 comentarios:

BARUK dijo...

Hola Mixo!, cuantos días sin verte!, siempre son de agradecer esos secretillos que nos cuentas!!!

Lo malo es que tendré que esperar otro año enterito para poder pedir ese deseo...

Por cierto, hay deseos desinteresados?

Besitos mixo

Alkaest dijo...

¡A mí no me preguntes! ¡Yo sólo soy un gato!

Salud y fraternidad.